La defensa de Patrick Nogueira alega que tiene «un cerebro enfermo» para justificar el crimen de Pioz

EP

Patrick Nogueira en la segunda sesión del juicio por el crimen de Pioz

Varios peritos de la Defensa de Patrick Nogueira han afirmado que el intercambio de mensajes de corte macabro entre el asesino del crimen de Pioz (Guadalajara) y su amigo Marvin se produjo porque su cerebro «no funciona al cien por cien», por lo que se trata de un cerebro «enfermo». Se trata de un intento de desmontar el informe pericial emitido por la Acusación Particular, que desvinculaba la psicopatía del asesino y el daño cerebral de los crímenes perpetados.

El equipo de peritos propuesto por la Defensa ha aludido a infinitos artículos científicos «totalmente concluyentes» que vinculan los daños neurológicos con su dificultad para controlar impulsos al tener un área alterada —concretamente, el lóbulo derecho del cerebro—, frente a lo manifestado por algunos de los peritos presentados por las acusaciones.

También han considerado que el consumo de alcohol y el bullying que sufrió de joven Nogueira ha podido influir en su cerebro, y que su conducta ha estado condicionada también por sus niveles de ira e impulsividad «patológica» porque «no puede controlarse», y eso ha afectado a su voluntad.

Por otra parte, han apuntado que Nogueira necesitaría tratamientos con fármacos o intervención quirúrgica y han afirmado que, de no tratar su cerebro, el problema nunca remitirá e incluso «irá a peor».

Sin embargo, a preguntas del Ministerio Fiscal, los peritos no han podido justificar con datos determinantes ni el bullying ni ese consumo de alcohol ya que la fuente que han utilizado para saberlo han sido sus propios padres.

Falta de empatía

Asimismo, peritos de la Defensa han indicado que Patrick tiene un trastorno antisocial con ausencia de empatía, lo que le provoca niveles de ira «extremadamente elevados» y de impulsividad que, en su caso, «libera de manera agresiva y virulenta».

También han señalado que, por su cerebro «patológico», aunque es capaz de comprender que los actos son ilícitos, encuentra extremadamente «confuso» el límite entre lo que está bien y lo que está mal.

No se ha llegado a precisar si Nogueira no respondía a algunas cuestiones, durante las dos entrevistas mantenidas con él, por su propia voluntad consciente o porque se debía a su problema neurológico. Tampoco si sabía a quién estaba matando.

El daño cerebral, poco influyente

Si bien ni el Ministerio Fiscal ni las acusaciones se meten a dirimir el daño cerebral desvelado por el resultado del PET-TAC realizado por la Defensa a su defendido, si sostienen que éste no influyó para nada en la conducta del autor confeso a la hora de cometer los cuatro asesinatos y que además era algo que tenía pensado, y que «hizo porque quiso», según el psicólogo propuesto por la Acusación Pública.

Llamadas de atención

La jueza se ha visto obligada a llamar la atención en reiteradas ocasiones a los letrados de la Acusación Particular de Walfran Campos y de la Defensa, Alberto Martín y Bárbara Royo, e instarles a no introducir alegatos ni valoraciones porque se trata de la prueba pericial, llegando a instar a Martín a dejar hablar a los peritos a quienes, a su juicio, estaba demostrando «continuamente una falta de respeto».

Ir a la fuente
Author: EP

Powered by WPeMatico