La República de San Marino participa en FITUR 2024 para mostrar sus atractivos turísticos al viajero español

/COMUNICAE/

La Oficina de Turismo de San Marino estará presente en esta feria de referencia para el mercado turístico español y sudamericano para reunirse con operadores turísticos, creadores de contenido y prensa en el Pabellón 4 C16. San Marino acude a este evento de renombre con el fin de presentar las razones principales por las que viajar la república más pequeña del mundo

San Marino es la república más pequeña y antigua del mundo, así como el tercer Estado independiente más pequeño de Europa en superficie, tras el Vaticano y Mónaco. Su belleza e historia son inmensas. Encerrada por el mar en la península itálica, a tiro de piedra de Rímini y del Adriático, y lejos del turismo de masas, San Marino es un territorio digno de conocer que promete muchas sorpresas a quienes se animen a descubrirla.

Situada en la cima del monte Titano, se accede por una carretera para llegar a esta pequeña ciudad construida en la ladera de la montaña, a más de 755 m de altitud, con la llanura y el mar debajo. Un auténtico paraíso natural, su patrimonio mitad renacentista y mitad medieval es testigo de un rico pasado. Sus vistas son impresionantes y dan la sensación de estar en la cima del mundo.

Una historia única, un museo al aire libre y patrimonio de la UNESCO
Los centros históricos de San Marino, Borgo Maggiore y el Monte Titano, están considerados Patrimonio de la Humanidad por su autenticidad e identidad inalteradas a lo largo de los siglos. Gracias a su ubicación en la cima del monte Titano, la ciudad no se ha visto afectada por las transformaciones urbanas que se han producido desde el advenimiento de la era industrial hasta hoy en día.

Una visita imprescindible es el Palacio Público, un edificio renacentista de estilo neogótico erigido en 1894, que constituye un testigo vivo de la rica historia de la ciudad. Las diversas obras que adornan sus estancias, incluida su Sala del Consiglio, actual sede del Gobierno, narran la histórica de este emblemático lugar.

También se pueden visitar las Tres Torres Guaita, Cesta y Montale, construidas entre los siglos XI y XIV. Forman un complejo medieval invaluable tanto por su arquitectura como por su estratégica ubicación en la ladera de la montaña. Otra parada obligatoria es la Basílica de San Marino, erigida a principios del siglo XIX en estilo neoclásico sobre los cimientos de una iglesia románica preexistente, así como la Galería Nacional de San Marino, ubicada en el Logge dei Volontari, un magnífico edificio construido a finales de la década de 1930, alberga la Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo de San Marino, consolidándose como un espacio dedicado a la apreciación y exhibición de obras de arte de relevancia histórica y contemporánea.

Lugares y actividades sorprendentes
El Passo delle Streghe (Paso de las Brujas), situado entre las torres Guaita y Cesta, ofrece una experiencia encantadora con la apariencia de una muralla china y vistas impresionantes de la costa adriática. Este pintoresco paso, enmarcado por las dos icónicas torres, proporciona una perspectiva única y cautivadora de la región.

La Cava dei Balestrieri (Cantera de los Ballesteros), que fue una cantera crucial durante el siglo XIX para la extracción de piedra destinada a la reconstrucción del Palazzo Pubblico. Este espacio ha evolucionado en la actualidad como un campo de entrenamiento para los ballesteros de la Federación de Ballesteros de San Marino. Además de servir como escenario para numerosos torneos nacionales e internacionales de ballesta, la cantera se ha convertido en un espacio multifuncional que acoge eventos como conciertos, exposiciones y festivales de verano, aportando una dimensión cultural y deportiva a su rica historia.

La ceremonia diaria del Cambio della Guardia en el Palacio Público, protagonizada por la artillería de la Guardia di Rocca, es un recordatorio del compromiso de San Marino con su neutralidad, a pesar de contar con una de las fuerzas militares más pequeñas del mundo. A través de esta tradición, los soldados no solo cumplen con su deber de seguridad, sino que también encarnan el orgullo de la población, contribuyendo al folclore distintivo de la ciudad. Además, el Teleférico, inaugurado en 1959, proporciona un acceso eficiente al corazón de la capital, conectando Borgo Maggiore y el centro histórico de San Marino en menos de 2 minutos, ofreciendo a los viajeros impresionantes vistas durante el ascenso y descenso a través de una diferencia de altitud de más de 200 metros.

Destino natural: deporte y turismo
San Marino es un paraje verde encaramado al monte Titano. Un paraíso para los amantes de la naturaleza y las vacaciones al aire libre, un destino con vistas impresionantes, desde la cima del pico rocoso de 755m. Se pueden recorrer a través de más de 61 kilómetros cuadrados por senderos o en bicicleta, que permiten observar la fauna y flora locales. Enclavado entre paisajes rocosos, prados, maquis y bosques, San Marino ofrece una gran variedad de paisajes y un amplio abanico de actividades para excursionistas experimentados o visitantes de un día, desde senderismo hasta tiro con arco.

Estilo de vida
Ya sea cerámica, joyas o túnicas de verano, aquí el trabajo manual es una forma de vida. Las emociones toman la forma de objetos antiguos que se desean, se compran y se conservan, como sellos raros, monedas preciosas de la República de San Marino (en el Ufficio Filatelico e Numismatico Nazionale) y cerámica tradicional.

En San Marino siempre se han tomado el tiempo de valorar lo fundamental y respetar el ritmo de la naturaleza, siendo la agricultura local un buen ejemplo. Estas tradiciones también se reflejan en el plato. 

Gastronomía: mil y un sabores
Las tradiciones culinarias de San Marino son las de Romaña, con algunas aportaciones de las Marcas, ya que siempre han existido estrechos vínculos con Montefeltro. La República de San Marino cuenta con tradiciones agrícolas y gastronómicas centenarias y auténticas, muy protegidas por una marca de calidad y hoy promovidas por el «Consorcio Tierra de San Marino». Sabores auténticos, una cocina sana que combina tradición y calidad para mantener vivo el inmenso patrimonio rural del país y satisfacer a los gourmets más exigentes. El saber hacer también se encuentra en el plato con la pasta tradicional de San Marino llamada strozzapreti, la piadina, una tortita típica de la región, o el bustrengo, un pastel de arroz típico. La cerveza local «Birrificio Abusivo» también es muy apreciada por los visitantes. Entre los productos típicos destacan también los vinos de la Cantina di San Marino, el aceite de oliva virgen extra, el queso, la carne, la leche y la miel.

Las opciones para viajar a San Marino son variadas:

  • Por carretera se puede acceder a través de la Autopista A14 Bologna – Ancona, tomando las salidas en Rimini Sud y Rimini Nord, y siguiendo la Carretera SS72 y la Carretera 258 «Marecchiese».
  • La opción ferroviaria implica llegar a la Estación de Rimini y tomar un autobús directo a San Marino – https://www.benedettinispa.com/en/rimini-san-marino
  • Por aire, las conexiones aéreas más cercanas son el «F. Fellini» en Rimini (a 27 km) y el «G. Marconi» en Bolonia (aproximadamente 132 km), con detalles de vuelos en riminiairport.com y www.bologna-airport.it, respectivamente.

En definitiva, sea por aire o por tierra, visitar San Marino ofrece una experiencia única al explorar su encanto medieval, disfrutar de impresionantes vistas panorámicas y sumergirse en la rica historia y cultura de la República más antigua del mundo.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico

Ir a la fuente
Author: